Geotermia, Proyectos, Sondeos e instalaciones

geotermia

La geotermia es el aprovechamiento del calor almacenado en la tierra. El principio básico de que cualquier tipo de energía es susceptible de ser transformada en otra, es lo que hace que la geotermia sea muy atractiva como fuente de energía limpia y económica.

Instalaciones que generan desde calor hasta frío

 

Esta tecnología se basa en el uso de la energía almacenada en la corteza terrestre en forma de calor para procesos de calefacción o refrigeración, calentamiento de agua caliente sanitaria, o climatización de piscinas.

 

Las instalaciones con equipos geotérmicos ofrecen un coste por kwh térmico inferior al resto de fuentes de energía como la electricidad, el gas, el gasoil o la biomasa.

 

Las principales ventajas de la geotermia son:

  1. Mayor vida útil de la instalación.
  2. Coste de mantenimiento reducido.
  3. Fiabilidad y comodidad.
  4. Sistema flexible.
  5. Disminuye las emisiones de CO2.
  6. Baja contaminación acústica.
  7. Elimina el riesgo de legionela.
 

Los equipos geotérmicos son similares a las bombas de calor pero con un mayor rendimiento. Las bombas de calor son máquinas que nos permiten transferir energía en forma de calor de un lugar a otro con un pequeño aporte de energía extra, normalmente eléctrica.

 

Para calentar un edificio, se hace circular calor desde el exterior hacia el interior del edificio. Para refrigerarlo la circulación del calor es a la inversa.

 

El rendimiento de las bombas de calor depende entre otras cosas de la temperatura exterior del lugar. Cuanto mayor es la diferencia de temperatura entre el exterior y el interior del edificio, menor es su rendimiento.

 

La virtud de la geotermia es precisamente que mejora notablemente el rendimiento al reducir la diferencia de temperatura. La variación de la temperatura en la corteza terrestre es mucho menor que la que podemos observar en el exterior, ya que a cierta profundidad la temperatura se mantiene constante.

 

Esta temperatura es pasada al agua de intercambiadores tubulares introducidos en sondeos y utilizada como fluido de condensación de bombas de calor consiguiendo muy altos y estables rendimientos durante todo el año (COP>5,5) con un gastando solo 1/5 parte respecto a radiadores eléctricos, 1/3 parte respecto al gasoleo y 1/2 respecto al gas natural. Además nos ahorramos los paneles solares térmicos que obliga a instalar el C.T.E para producción de agua caliente sanitaria. La geotermia por tanto, aprovecha la capacidad de la tierra de mantener una temperatura sensiblemente constante a determinada profundidad durante todo el año.

 

Una parte fundamental en un sistema geotérmico es el captador. Es el elemento que permite intercambiar calor con la tierra. Existen fundamentalmente dos tipos de captadores: horizontales y verticales. Los captadores horizontales se entierran a tan solo un metro aproximadamente de profundidad. Ocupan mayor superficie que los captadores verticales.

 
Captadores horizontales

Los captadores horizontales se entierran a tan solo un metro aproximadamente de profundidad. Ocupan mayor superficie que los captadores verticales.

 

Los captores verticales se componen de una o varias perforaciones verticales realizadas en el suelo a una profundidad que puede oscilar entre los 50 y 100 metros. En cada perforación se introducen una o dos sondas en forma de U por donde circula el líquido caloportador, normalmente una mezcla de agua y refrigerante.

Captadores verticales
 

La Energía geotérmica es un sistema muy extendido y con una larga tradición en países como Francia, Suiza, Alemania, Austria, Canadá, Países Nórdicos y EE.UU. El coste de la instalación es algo más elevado que los tradicionales sistemas , pero el coste de utilización hace que el retorno de la inversión pueda darse en plazos cortos. Por tanto es un sistema económicamente rentable y ecológicamente sostenible.